Vibrant yet under-resourced

The State of Lesbian, Bisexual & Queer Movements

Resumen ejecutivo

Introducción

Cuando se trata de los procesos organizativos de los movimientos de lesbianas, mujeres y personas no binaries bisexuales y queer (LBQ) En este informe se utiliza el término “LBQ” para referirse a la identidad sexual; se aplica a lesbianas, mujeres bisexuales y/o queer (cis o trans) y/o a personas que se posicionan como no binaries en el espectro de género y se identifican como LBQ. En la sección “Defining LBQ” de la Introducción (versión completa en inglés) se desarrolla esta definición con mayor detalle. y de sus necesidades de financiamiento, les donantes deben prestar atención a dos realidades al mismo tiempo.

  1. Las vidas de quienes se definen como mujeres y personas no binaries LBQ se ven amenazadas todos los días, en distintas partes del mundo.
  2. Les activistes mujeres y personas no binaries LBQ no solo están generando cambios en todos los aspectos de sus propias vidas sino también creando una nueva realidad política que es incluyente, respetuosa y segura para todos los colectivos oprimidos y marginados así como, en última instancia, para todas las personas.

Los dos párrafos anteriores expresan en todo su alcance la marginación y la hostilidad a que se enfrentan las personas LBQ y al mismo tiempo la esperanza y el potencial que encierra el creciente movimiento de grupos LBQ que son visionarios, creativos, estratégicos y resilientes.

El financiamiento para que las personas LBQ se organicen no ha estado a la altura de las necesidades y las capacidades de los grupos y movimientos LBQ que operan en contextos cada vez más hostiles y violentos.

Este informe, Vibrant Yet Under-Resourced: The State of Lesbian, Bisexual, and Queer Movements (Vibrantes aunque sub-financiados: El estado de los movimientos lésbicos, bisexuales y queer) presenta un cuadro convincente de las carencias actuales en cuanto a recursos para los colectivos LBQ así como argumentos contundentes acerca de por qué se necesita más y mejor financiamiento con urgencia.

Leer más ▾

Los grupos lésbicos, bisexuales y queer (LBQ) están haciendo un trabajo pionero. Les activistes se mueven en las intersecciones de género, sexualidad, raza, clase y discapacidad para cuestionar las opresiones sistémicas a la vez que construyen conocimientos al interior de sus propios colectivos sobre seguridad integral, autocuidado y cuidado colectivo, cambios en las normas sociales e incidencia tanto legal como sobre políticas. Muchas veces bajo condiciones hostiles, los grupos LBQ trabajan con determinación y precisión por la visibilidad de las personas LBQ creando espacios culturales y artísticos feministas, organizando a sus colectivos y concientizando acerca de las personas LBQ y sus derechos humanos.

En los últimos veinte años se ha observado un incremento significativo de los procesos autónomos de organización LBQ, movimiento que tiene sus raíces históricas en los movimientos por los derechos de las mujeres y de las personas gays, así como en otros movimientos por la justicia social. Esta organización autónoma es muchas veces una respuesta al sexismo de los grupos mixtos LGBTQI y a la homofobia de los grupos de mujeres, pero también surge porque las agendas LBQ son específicas y requieren de una dedicación puntual. Mujeres y personas no binaries LBQ se enfrentan a la misoginia, la homofobia y la heteronormatividad; quienes viven bajo múltiples opresiones también tienen que vérselas con las injusticias raciales y económicas. Estas dinámicas de poder y normas sociales resultan en un conjunto único de violaciones a los derechos humanos que incluye riesgos puntuales de sufrir violencia particularmente al interior de las familias así como discriminación en el acceso a la educación, la salud, la vivienda y el empleo.

Si bien sus esfuerzos resultan decisivos para lograr el bienestar de las personas LBQ y también avances en múltiples agendas de justicia social, a los grupos LBQ les resulta difícil acceder a financiamiento. Aunque el sector filantrópico está más motivado que nunca para crear mecanismos que permitan canalizar fondos hacia movimientos de base, los recursos que están a disposición de los grupos LBQ resultan inadecuados y no se han adaptado a las formas innovadoras de organización que están desarrollando estos colectivos.

Principales resultados

A partir de un enfoque que combinó diversos métodos, este informe presenta los resultados de encuestas realizadas en 2018 y respondidas por 378 grupos LBQ de todas las regiones del mundo así como por 67 donantes incluyendo fundaciones que administran fondos públicos y privados, y de las entrevistas de seguimiento a partir de las cuales redactamos cuatro estudios de caso sobre grupos LBQ.

 

A continuación exponemos las principales conclusiones que fundamentan por qué resulta merecido, necesario y urgente destinar una mayor cantidad de financiamiento a los grupos LBQ.


En las últimas dos décadas se ha observado un crecimiento enorme en cuanto al número de grupos LBQ en todas las regiones del mundo. La mayoría de ellos (89%) se crearon en los últimos veinte años y más de la mitad (61%) después de 2010.

Para los grupos LBQ el bienestar de sus colectivos está ligado a una variedad de cuestiones de justicia social. Se identifican fuertemente con los movimientos lésbicos, gay, bisexuales, trans e intersex y también con los que luchan por los derechos de las mujeres. Pero más de la mitad (53%) de los grupos LBQ también trabaja con otra clase de colectivos y en otros temas como el derecho a la salud (32%), los derechos de las personas jóvenes (26%) y de quienes realizan trabajo sexual (20%). De esta manera transmiten las necesidades de los colectivos LBQ a otras audiencies, llevan los liderazgos LBQ a otros movimientos y contribuyen a lograr avances en diversas cuestiones sociales.

Una abrumadora mayoría (casi el 90%) de los grupos LBQ utiliza la construcción de movimientos, la incidencia y el desarrollo de capacidades como principales estrategias para su activismo. El 71% de la muestra emplea estrategias para lograr cambios culturales como por ejemplo la creación de medios y de arte, la preservación de la historia LBQ y la confrontación con normas culturales restrictivas subyacentes a la opresión que viven. Un 69% investiga y produce conocimientos para llenar las principales lagunas de información existentes en cuanto a las personas LBQ y sus experiencias.

 

Los grupos LBQ también brindan un apoyo que salva vidas dentro de sus colectivos, abordando la violencia y los traumas padecidos por sus pares. Un 63% de estos grupos presta servicios directos de salud y sociales, así como apoyo en cuanto a salud mental y bienestar para los colectivos LBQ. Más de la mitad de la muestra — 56%    utiliza estrategias relacionadas con seguridad y protección en su trabajo.

La mediana de los presupuestos para grupos LBQ en 2017 fue de USD 11 713. El 72% de los grupos LBQ que respondieron nuestra encuesta opera con un presupuesto anual inferior a los USD 50 000 por año, y casi la mitad (40%) refirió que su presupuesto anual está por debajo de los USD 5000. 

El 34% de los grupos no recibe ningún financiamiento externo 2 — En este informe se considera “financiamiento externo” al que aportan los gobiernos y las fundaciones, pero no a los ingresos que provienen de cuotas de membresía, iniciativas para recaudar fondos dentro de su propio colectivo, eventos o aportes individuales de les fundadores del grupo y sus familiares. , y para el 48% del total de grupos que respondieron la encuesta, el financiamiento externo recibido no supera los USD 5000.

La mayoría de los grupos LBQ no tiene personal rentado, o puede pagarle por su trabajo a muy pocas personas. Estos grupos dependen fuertemente del trabajo voluntario. El 28% del total de grupos no cuenta con nadie que trabaje a tiempo completo y otro 25% tiene apenas una o dos personas en esa situación.

Esto grupos trabajan en condiciones precarias, con poca protección o recursos que puedan utilizar en momentos de crisis financieras. El 70% de los grupos LBQ no cuenta con ningún ahorro y el 27% tampoco tiene activos. En los casos en que sí cuentan con activos, se trata en su mayoría de bienes que se deprecian rápidamente (como por ejemplo computadoras o equipamiento de oficina). Dada la enorme inseguridad financiera a que se enfrentan los grupos LBQ, es posible que las circunstancias los lleven a tener que disolverse o a que sus integrantes busquen realizar otra clase de trabajo para sobrevivir.

Si bien la mediana de financiamiento externo para grupos LBQ en América del Norte (Estados Unidos y Canadá) es de USD 244 000, en todas las otras regiones esa cifra no supera los USD 10 000. Los grupos de Europa-Asia Central así como los de Asia-Pacífico cuentan con las medianas de financiamiento externo más bajas con USD 1150 y USD 1170 respectivamente.

Menos de 1 de cada 4 grupos que emplean la incidencia, la construcción de colectivos y movimientos, o la capacitación — las tres estrategias más utilizadas — refirió estar recibiendo fondos suficientes para las actividades que tenía planificadas. Otras estrategias que son fundamentales para la visibilidad y el bienestar de los grupos LBQ concitan una atención aún menor: pese a que dos tercios del total de grupos LBQ que respondieron la encuesta priorizan áreas de trabajo como investigación y producción de conocimientos, menos de la mitad de les donantes (44%) la financian. La prestación de servicios directos, incluyendo los de salud mental, es la estrategia menos financiada ya que solo un 32% de les donantes la apoya.

Según los propios grupos LBQ las barreras a las que se enfrentan con más frecuencia son: falta de solicitudes para presentar propuestas que reflejen sus prioridades y estrategias; la exigencia de demostrar antecedentes exitosos en cuanto a recaudación de fondos; falta de respuesta a sus preguntas por parte de les donantes; y demoras en efectuar el pago una vez que se aprobó la donación. 

Más de la mitad (56%) de los grupos LBQ nunca recibió financiamiento multianual y solo el 22% de ellos recibió alguna vez financiamiento sin restricciones, lo que perjudica su capacidad de trabajar en el largo plazo y fijando sus propias prioridades. El 34% de los grupos LBQ que respondieron la encuesta genera recursos desde su propio colectivo para sustentar su trabajo.

Resultados de la encuesta con donantes

A continuación compartimos los principales resultados que demuestran cómo se podría brindar un mayor apoyo a grupos LBQ mejorando las estrategias y las prácticas de les donantes.

 

En general, los resultados indican que existe un área del activismo que es dinámica y está en crecimiento, y que urgentemente necesita más recursos y de mejor calidad. Los grupos LBQ de todo el mundo están abordando algunos de los desafíos más apremiantes a los que se enfrentan los colectivos oprimidos y al mismo tiempo tienen que luchar por acceder a los recursos que podrían hacer sostenible su trabajo. Su creciente activismo constituye una oportunidad importante para que les donantes adapten sus estrategias de financiamiento de tal manera que puedan satisfacer las necesidades y prioridades de los grupos LBQ.

Les donantes de fundaciones que participaron en esta investigación y que no brindan un financiamiento específico para grupos LBQ pero afirman que su financiamiento general incluye a los colectivos LBQ 3 — Este financiamiento que definimos como “incluyente” es un financiamiento general, p.ej. para los derechos de las personas LGBTQI o de las mujeres y que incluye a los colectivos y temáticas LBQ pero no les está específicamente destinado. (67%) no se aseguran de que sus recursos verdaderamente lleguen a los colectivos o las temáticas LBQ. Los mismos factores que causan discriminación y violencia contra las personas LBQ en sus vidas cotidianas, como el estigma, pueden reproducirse en los grupos de la sociedad civil e impedir que  estos “financiamientos incluyentes” que supuestamente deberían beneficar a los colectivos LBQ, efectivamente lo hagan.

El 85% de les donantes que entrevistamos tenía interés en apoyar el activismo que aborda y vincula entre sí múltiples áreas temáticas pero en la práctica más de la mitad (57%) del financiamiento específico para les LBQ proviene de programas LGBTQI. Los propios grupos LBQ informan que el financiamiento que más reciben es el etiquetado como LGBTQI (82% de sus presupuestos). Cuando se postularon para recibir apoyo financiero en otras áreas temáticas como la justicia racial, la justicia económica o los derechos de niñes y adolescentes, tuvieron mucho menos éxito, pese a que existen zonas de confluencia importantes entre estas temáticas y las cuestiones LBQ.

Les donantes informan que ofrecen a sus copartes oportunidades para contactarse con otres actores (88%), desarrollo de capacidades para desarrollar programas y estrategias (46%), movilización de recursos y redacción de proyectos (44%), así como monitoreo y evaluación (39%). Sin embargo, solo un 10-12% de los grupos LBQ reporta haber recibido apoyo no financiero de sus donantes en estas áreas. Las prioridades que señalan los propios grupos LBQ en cuanto a su fortalecimiento organizacional incluyen que les presenten a potenciales donantes y les apoyen para desarrollar sus capacidades de formular programas y estrategias, movilizar recursos, monitorear y evaluar su trabajo.

La mitad de les donantes que entrevistamos y que trabajan en fundaciones preveé un incremento en su financiamiento específico para les LBQ en los próximos dos años  — tal vez como producto de la mayor visibilidad e impulso que ha cobrado el activismo LBQ en el mundo. Esto constituye una oportunidad atractiva para que esos nuevos recursos estén en sintonía con las prioridades y estrategias de los propios grupos LBQ y así puedan potenciar de manera significativa el importante trabajo que llevan adelante estos movimientos.

Recomendaciones

1.

Incrementar el financiamiento para los colectivos LBQ y destinarles recursos directamente

Los grupos LBQ están realizando un trabajo de cambio social que es creativo y tiene una importancia decisiva, pero que se ve limitado por su carencia de fondos. El 40% de estos grupos tiene un presupuesto inferior a los USD 5000 y la tercera parte de ellos no recibe ningún financiamiento externo. Los nuevos recursos que se asignen deben ser específicos para temáticas LBQ y deben llegar directamente a grupos liderados por personas LBQ, sobre todo los que se ubican fuera de América del Norte (Estados Unidos y Canadá). Los grupos LBQ tienen fuertes raíces en sus colectivos, cuentan con conocimientos y experiencia acerca de las necesidades puntuales de las personas LBQ y son quienes mejor pueden rendir cuentas a las personas LBQ dentro del ecosistema de los movimientos. Estos grupos trabajan de manera interseccional, emplean estrategias múltiples y diversas, y están construyendo los movimientos que necesitamos para luchar por la justicia.

2.

Hacer que su financiamiento resulte más accesible para los grupos LBQ

Muchos grupos LBQ son de formación reciente y tienen una experiencia limitada en cuanto a postularse para recibir financiamiento. Dos de cada cinco grupos LBQ no están legalmente registrados. Les donantes deberían hacer que su financiamiento resulte más accesible a los grupos LBQ simplificando los requisitos para solicitar fondos; explicando por qué rechazan las solicitudes; y asociándose con fundaciones que administran fondos públicos, fondos de mujeres e intermediaries que tengan la capacidad, experiencia y conocimientos necesarios como para llegar a los grupos más pequeños y/o que no están registrados y poder apoyarlos.

3.

Mejorar la calidad del financiamiento que brindan a grupos LBQ

Los grupos LBQ requieren de un financiamiento sostenido para establecerse y realizar un trabajo efectivo. Sin embargo más de la mitad de ellos (56%) nunca ha recibido financiamiento multianual y solo un 22% recibe financiamiento sin restricciones. Les donantes deberían:

  • Ofrecer un financiamiento flexible y sin restricciones que les permita a los grupos LBQ implementar sus propias agendas, responder a los cambios que ocurran en sus circunstancias, invertir en desarrollar sus capacidades y reducir el riesgo de burnout;
  • Cultivar relaciones con los grupos LBQ que duren varios años y que les permitan una planificación y un trabajo estratégico en el largo plazo. El financiamiento a largo plazo también permite que activistes y donantes desarrollen una relación de trabajo basada en la confianza y la colaboración sostenidas.

4.

Financiar directamente las regiones en las que los grupos LBQ tienen un acceso limitado a recursos

Si bien los grupos LBQ reciben menos financiamiento del que necesitan en todo el mundo, existen diferencias llamativas entre regiones. Los grupos en Europa-Asia Central y los de Asia-Pacífico exhiben las medianas más bajas de financiamiento externo, con USD 1150 y USD 1170 respectivamente. Les donantes deben atender a estas carencias destinando nuevos recursos a estas regiones, en las que existen grupos y movimientos LBQ fuertes y diversos. Si bien no contamos con información suficiente de les activistes acerca de Medio Oriente/Sudoeste asiático resulta claro que esa región también requiere de atención específica.

5.

Invertir en investigación, producción de conocimientos y prestación de servicios, todas prioridades para los grupos LBQ que reciben mucho menos financiamiento del que necesitan

Los grupos LBQ reportan que carecen de financiamiento suficiente para implementar sus estrategias en general, pero existen algunas brechas particularmente notables. El 69% de los grupos LBQ realiza investigaciones y produce conocimientos, respondiendo así a las limitaciones que perciben en cuanto a lo que la opinión pública sabe sobre los colectivos LBQ y las violaciones a sus derechos. Ante el fracaso de las instituciones en cuanto a satisfacer las necesidades de las personas LBQ, el 63% de estos grupos presta servicios directos de salud y sociales a sus colectivos. Sin embargo, menos de la mitad (43%) de les donantes a quienes entrevistamos financia investigaciones y producción de conocimientos, mientras que solo un 32% apoya la prestación de servicios. Les donantes deberían prestar una atención especial a estas áreas. Invertir en investigación y producción de conocimientos también puede contribuir al objetivo de hacer que los grupos LBQ adquieran una mayor visibilidad frente a les donantes y ayudará a desarrollar argumentos para responder a las carencias de financiamiento que enfrentan. Apoyar la prestación directa de servicios de salud, que incluyen los de salud mental y bienestar, resulta fundamental para el bienestar de quienes están organizándose como LBQ y a la sostenibilidad de sus movimientos.

6.

Incrementar el apoyo no financiero a los grupos LBQ y garantizar que atienda a sus necesidades

Los grupos LBQ tienen un acceso muy limitado al apoyo no financiero para invertir en sus capacidades organizativas, ya que solo el 10% de los grupos reporta recibir esta clase de financiamiento. Existen disparidades significativas entre lo que los grupos reportan que reciben y lo que les donantes afirman estar brindando. El apoyo que los grupos LBQ necesitan y no están recibiendo incluye ser presentados a otres donantes y recibir financiamiento para desarrollar sus capacidades en cuanto a diseñar programas y estrategias, movilizar recursos, monitorear y evaluar su trabajo. Les donantes deberían dedicar recursos específicamente para el fortalecimiento organizacional de los grupos LBQ y también vincularlos con otres donantes, contribuyendo así a su sostenibilidad y resiliencia.

7.

Les donantes que no cuentan con programas específicos para LBQ deben garantizar que el financiamiento que incluye a estos colectivos efectivamente les llegue

Resulta llamativo que la mayoría de les donantes (67%) que describen su trabajo como incluyente de los grupos LBQ no implementa ninguna estrategia deliberada para garantizar que el financiamiento que otorgan efectivamente llegue a estos colectivos. En consulta con activistes LBQ, les donantes deben desarrollar estrategias puntuales y medibles para garantizar que sus recursos lleguen en verdad a los colectivos LBQ. Por ejemplo, podrían preguntarles a sus copartes que no son específicamente LBQ qué estrategias utilizan para llegar a las personas LBQ, qué han hecho para promover los derechos de las personas LBQ o cuántas personas en posición de liderazgo en sus organizaciones se identifican como LBQ.

8.

‘Descompartimentalizar’ su financiamiento para el trabajo interseccional que realizan los grupos LBQ

Si bien les donantes que entrevistamos y que trabajan en fundaciones quieren apoyar el trabajo que se realiza desde perspectivas interseccionales, y los grupos LBQ ya están trabajando de formas que vinculan entre sí diferentes temáticas y movimientos, el financiamiento que reciben estos grupos proviene en su mayoría de programas LGBTQI. Les donantes deberían explorar iniciativas conjuntas de financiamiento que respondan a la forma interseccional en que se organizan los grupos LBQ, que podrían incluir la colaboración entre distintos departamentos de una misma institución. Existen oportunidades particularmente significativas para que les donantes que apoyan los derechos de las mujeres y la igualdad de género incrementen su apoyo a los grupos LBQ que trabajan por la autonomía corporal, los derechos sexuales y la justicia de género. Les donantes que apoyan los derechos y la salud sexuales y reproductivos, las respuestas al VIH y el SIDA, a las personas jóvenes y/o a quienes realizan trabajo sexual así como les que se dedican a otras temáticas y poblaciones también deberían explorar de qué maneras los grupos LBQ pueden incluirse en sus programas.

This report is also published in print & PDF. Download Your full copy here.